Ejemplos de Alejamientos del Texto Tradicional en las Biblias Originales de Reina & Valera

por C.A. Donate



Abreviaciones-

TT- El Texto Tradicional puede ser descrito como el Texto Recibido del Nuevo Testamento como lo establece la colación duradera del Dr. Federico Scrivener a fines del Siglo XIX, en conjunto con el Texto Masorético del Antiguo Testamento de Ben Haím, y el Latín Antiguo previo al Latín de la Vulgata de Jerónimo. El Texto Tradicional reconoce algunos pasajes tomados de la Vulgata, pero estos son solamente una excepción a la regla, y nunca en contrariedad a la sana doctrina.

TC- Texto Crítico, el cual se basa en las filosofías de dos modernistas: Westcott y Hort, apóstatas de la verdadera fe quienes dedicaron sus vidas a desvirtuar el TT y toda traducción bíblica basada en ella.

RV- Reina y Valera.

RVG- Biblia Antigua 1909 de Reina y Valera, revisada por el Dr. Humberto Gómez.

AT- Antiguo Testamento.

MS- El Texto Masorético hebreo.

LXX- La Versión de los Setenta, o Septuaginta, que es realmente obra de Orígenes Adamancio.

NT- Nuevo Testamento.

ICR- Iglesia Católica Romana.

1569- Año de la primera publicación de la Biblia de Reina, la primera Biblia completa y protestante, publicada en Basilia.

1602- Año de la publicación de la Biblia de Valera, que fue una revisión a la de Reina, publicada en Ámsterdam.

1865- La revisión hecha por Mora y Pratt de la 1602, hecha por la Sociedad Americana de la Biblia de Nueva York, actualmente siendo promovida por la Sociedad Bíblica de Valera de Miami, Florida.

B y Alef (א)- Los manuscritos alejandrinos más antiguos, que corresponden al Texto Vaticano y al Texto Sinaítico, y parte del TC (vea arriba).

Alejamiento- la inclusión, traducción, o traslación de una palabra o frase usando textos no tradicionales, primordialmente B y Alef, y el oscurecimiento de la palabra a causa de una mala traducción. Alejamientos pueden afectar una doctrina severamente, o sencillamente.

Los recursos que utilicé para este documento:

1. “Casiodoro de Reina, Spanish Reformer of the Sixteenth Century”, por A. Gordon Kinder, 1975, Tamesis Books Ltd., Londres.

2. “Valera´s Method For Revising The Old Testament In The Spanish Bible of 1602”, por Jorge A. Gonzalez, Emory University, GA., 1967. Disertación inédita.

3. “The Traditional Text of the Holy Gospels” por John William Burgon, 1896, George Bell & Sons, Cambridge, England. Reimpreso, Dean Burgon Society, Collingswood, NJ

4. “The King James Version Defended” por Edward F. Hills, 1973. 


Introducción-

Queridos pastores, misioneros, y creyentes bíblicos por doquier: ¡Vivimos en tiempos peligrosos! Los proponentes del Texto Crítico no cesan de lanzar sus viciosos ataques en contra de aquellos de nosotros quienes abrazamos el TT. De acuerdo al Deán Burgon, Dios ha preservado el TT para toda generación. El TT es la base textual subyacente pura, y exacta de la KJB, y ahora la RVG. No fue el trabajo oficial de ningún concilio eclesiástico, sino un texto divinamente transmitido y preservado por creyentes bíblicos fieles desde el Siglo I. Casiodoro de Reina tradujo su Biblia completa en 1569. Pese a que tuvo acceso al TT, a veces optó por mezclarlo con la Vulgata y la LXX. Hoy nos damos cuenta que eso no fue muy sabio de su parte. Reina dijo en la Amonestación de su Biblia que quiso dejarle al lector la opción de decidir cuál de las dos lecturas era la más autoritativa, sea la tradicional, o la variante. Reina le dio la misma autoridad a los manuscritos que tenía a la mano. Esto, en mi opinión, este no es el tono de alguien convencido de la exactitud y autoridad del TT. No seguro de su aceptación universal, Reina llamó al real sacerdocio de los creyentes a ofrecer cualquier cambio necesario al texto bíblico en un futuro para mejorarlo. Sabemos que Cipriano de Valera fue el responsable en iniciar la primera ola de revisiones al publicar su Biblia en el año 1602—32 años luego de que Reina publicara la suya. Valera comenzó a revisarla 20 años antes, sin la ayuda de nadie. Su intención fue la de eliminar lecturas basadas en la Vulgata y la LXX, ya que las consideró como no canónicas. Según el experto Dr. Jorge González, hubo una posibilidad de que muchos pasajes con tales alejamientos textuales hayan sido pasados por desapercibidos. De hecho, estos alejamientos han permanecido en nuestra amada Biblia Castellana desde 1602. Algunos alejamientos son más severos que otros, pero los severos ameritan revisión.

I. Causas de alejamientos-

A. Una limitada colación de manuscritos y textos. Reina menciona algunos de los textos que tuvo a su disposición para su traducción. Primero menciona la “vieja traducción en latín”, la cual gozaba de mucha circulación en ese tiempo. Valera elabora esto en su Introducción al mencionar la Versión Valenciana de Bonifacio y Vicente Ferrer, la cual era sancionada por la ICR y los inquisidores. Esta estaba basada en la Vulgata y puede explicar la razón por algunos alejamientos textuales. Vea los comentarios del Dr. Plutarco Bonilla que explica las diferencias entre Reina y Valera en su ensayo titulado “Traducción de la Biblia”, S.B.U., Vol. 5., Núm. 2, 1995, páginas 3 al 25). En segundo lugar, Reina y Valera mencionan a Santes Pagnino y su Versión Latina de 1528 del hebreo, la cual asistió a muchos otros traductores del tiempo. A pesar de que Pagnino pertenecía a la orden católica de Dominicos, su obra excedió a la Vulgata en exactitud y pureza. Aun así, dejó muchos pasajes sin verificar. En tercer lugar, Reina y Valera dependieron del Antiguo Testamento de Ferrara de 1553. La Biblia de Ferrara, que fue una versión del A.T. muy apegada al hebreo, fue producida por judíos que vivían en el exilio en Ferrara, Italia, y contiene muchos alejamientos textuales del TT, principalmente los referentes a la deidad de Cristo (como por ejemplo Isaías 9:4) y varios otros pasajes. Vale la pena mencionar que Reina y Valera se dieron cuenta de esto y rechazaron toda lectura anti mesiánica. Valera menciona la Políglota Complutense de 1517 y la Biblia Políglota de Benito Arias Montano de 1572, también conocida como la Biblia de Amberes. Biblias políglotas contienen traducciones en caldeo, siriaco, latín, hebreo y griego. De hecho, las partes en hebreo y griego definitivamente forman parte del TT, pero pese a ello, Valera no las siguió en ciertos pasajes, como veremos. En su Exhortación, Valera dice que la Versión Latina de Amberes se basó no solamente en el latín antiguo, sino también en el latín nuevo (es decir, en la Vulgata). Reina también incluye mucho de la Septuaginta (LXX), especialmente en el libro de Daniel y de Ester, algo que Valera más luego rechaza. Ambos tuvieron acceso a otras traducciones en español como el NT de Juan Pérez Pineda de 1556. Éste NT, al igual que el de Enzinas, era muy fiel al TT, y circulaba en París, pero les llegó muy tarde, ya que Reina ya había comenzado su traducción del NT.

B. Un deseo para agradar a todos los bandos y así evitar más controversias.. Como católico romano, Reina fue entrenado en la escuela de la Vulgata Latina. Fue este conocimiento que influyó a citar la Vulgata y la LXX en la publicación de su Biblia en 1569. Luego de su conversión, Reina se hizo Calvinista, y más adelante en un “martinista”, o luterano. Durante los años de traducción, Reina se convirtió en el centro de controversia desde ataques en contra de la integridad de su persona, a críticas relacionadas a temas como la Trinidad. En contraste, su amigo de toda una vida, Cipriano de Valera se convirtió en un arduo calvinista, y permaneció como tal hasta el fin de su vida. No así Reina. La decisión de implementar la Vulgata y LXX en su Biblia de 1569 sale a relucir dada su ecumenicidad, como se relata en su biografía escrita por el Dr. A. Gordon Kinder: “Pese a su reverencia a la Palabra de Dios, Casiodoro de Reina tenía una actitud crítica hacia el texto de la Biblia y tampoco era muy literal, sino que usó sus conocimientos históricos y filológicos para interpretar ciertos pasajes. Ya hemos mencionado la forma en que Reina entendió el mensaje de Isaías 7:14, “una virgen dará a luz” como refiriéndose a la esposa del profeta, y solamente en analogía a María; también tomó libertades similares en otros pasajes de Isaías y Ezequiel. En su libro que lleva por título, “Evangelio de Juan”, Reina evita nombrar al autor de la carta a los Hebreos, limitándose simplemente a decir “autor de la epístola a los hebreos” y aun negando que pudo haber sido alguno de los Apóstoles quien la haya escrito; Reina admite interpretaciones alegóricas, aunque trata de entender un pasaje como lo debió haber entendido el escritor y quienes lo leyeron al principio.” (Kinder, página 90). Valera, sin embargo, se asoció más con Beza y Calvino, y esta asociación seguramente le ayudó a revisar la Biblia de Reina en 458 lugares (según González, página 117). Aprendemos de la historia que Valera se mantuvo leal a su amigo toda su vida, pese a fuertes críticas en su contra y ataques en contra de la persona de Reina. Nunca permitió que las mismas se interpusieran entre ellos. Habían sido amigos por muchos años y nada iba a deshacer esa amistad. Fue caritativo hacia su amigo Reina, aunque opinaba distinto en su metodología y filosofía de traducción. Sin embargo, con el pasar del tiempo pienso que Valera sí se tuvo que separar de su amigo por motivos doctrinales. Es en este preciso punto que difiero con el Dr. González. El Dr. González estuvo asociado con el Seminario Teológico de Matanzas, Cuba—un seminario eminentemente ecuménico, el cual defiende a Westcott y Hort. No me sorprende que el Dr. González no mencionara razones doctrinales de separación entre Reina y Valera. Yo, por el contrario, soy de la opinión que fue por razones de doctrina que Valera revisó la Biblia de Reina, pero no lo hizo hasta después que falleciera Reina. Hoy día sabemos de supuestos fundamentalistas que avalan el Texto Crítico de Westcott y Hort. Sin embargo, no acepto el hecho que ningún creyente bíblico debiera aceptar la Vulgata o la LXX como textos tradicionales legítimos. Oremos para que todo creyente bíblico se mantenga en la línea correcta en cuanto a los textos bíblicos.

II. Ejemplos de alejamientos en la 1602 (lista parcial)- Como ya he mencionado, Valera corrigió muchos de los alejamientos hallados en la Biblia de Reina de 1569. Abajo hay una lista de pasajes que Valera dejó sin revisar.

A. OMISIONES PREVALECIENTES - Romanos 1:16. La Valera 1602 omite las dos palabras “de Cristo”, mientras que Enzinas 1543 y Pérez 1556 las incluye. “Jesús” se omite en Mateo 24:2, Lucas 9:43, y Romanos 15:17. “Señor” se omite en Hechos 8:16, y 22:16. “Entre los dioses” hace falta en Éxodo 15:11. En 1ª de Pedro 3:18 el artículo griego hace falta antes de “Espíritu”, tal y como en B y Alef. Aunque técnicamente no se considera alejamiento, ni omisión, muchos pasajes del AT que se refieren al Espíritu Santo se quedaron en minúscula, como “espíritu”, lo cual limita al lector de poder conectarlas con la doctrina vital de la tercera Persona de la Trinidad en otros pasajes. B. AÑADIDURAS QUE AUN PREVALECEN -. En 1ª de Pedro 2:2, Valera 1602 sigue añadiendo la frase “para salvación”, como en B y Alef. A veces la 1602 (y aún la 1865) añadieron palabras que no se encuentran en el MS. Algunos ejemplos se encuentran en: Números 14:14 (“los egipcios”); Salmos 146:2 (“hombre”) y Job 7:4 (“mi corazón”). En veces un traductor repite innecesariamente o accidentalmente una palabra o frase en el mismo versículo. Tal es el caso de este tipo de añadidura que se encuentra en 1602 y 1865 en Levítico 23:10 donde leemos “primicia de primicias”. Esto no es lo mismo que cuando se repiten las mismas palabras que el Espíritu Santo inspiró, que es para enfatizar. C. NOTAS AL MARGEN DE LA PÁGINA- En Mateo 19:16, 17, la Valera 1602 continua la inclusión de una variante textual: “¿Para qué me preguntas del bien?” que se encuentra en Alef, B, D, y otros ocho manuscritos griegos, la Latina Antigua, la Antigua Siriaca, Orígenes, Eusebio y Agustín, según lo afirma el erudito Ed Hills. Estas añadiduras al margen de la página (no textualmente, en sí) ponen en tela de duda la correcta forma de traducir el TT. Sin embargo, Valera no usa de letras italizadas al incluir la frase no-textual “el hermano de Goliat” en 2ª de Samuel 21:19, pero dio explicaciones al margen de la página para esclarecer este pasaje. Tampoco usó itálicas para la palabra “malo” en 1ª de Samuel 16:23, que es una referencia del espíritu malo que Dios permitió atormentar a Saúl. D. USO DEL CORCHETE – En veces, un traductor, inseguro de la legitimidad de una palabra, o de una frase, le coloca corchetes. La Biblia de Reina, 1569, hace uso extensivo de corchetes para designar un alejamiento al TT. Veamos varios ejemplos: Hechos 2:43; 7:18; 13:30; 16:7; 18:4; 20:28; 21:8; 22:24; 24:1; 24:17; 25:6; Romanos 1:3; 7:3; 8:28; 8:39; 9:4; 10:8; 1a de Corintios 1:8; 11:6; 12:13; 2a de Corintios 1:14; Gálatas 4:5; Efesios 5:15; Filipenses 1:5, 14; 3:17; Colosenses 2:2; 1a de Tesalonicenses 2:16; Filemón 2; y 2ª de Pedro 1:10. La Valera 1602 revisó la práctica del uso del corchete al eliminar 12 de las mencionadas arriba, pero dejó las demás. Un ejemplo se encuentra en Juan 8:9 (la mujer tomada en adulterio). Otro se halla en Efesios 3:9, con la frase “por Jesucristo”. Nota: En este mismo verso, Valera utiliza la frase “la dispensación del misterio”, la cual proviene de B y Alef. Aunque estaban siendo honestos con sus lectores, tanto Reina como Valera adscribieron autoridad ecuánime al latín como al griego en su inclusión de corchetes, lo cual creó confusión. E. LA OPCIÓN DE CIERTAS PALABRAS Y FRASES- En Job 1:5, 11; 2:5, 9; 1ª de Reyes 21:10 y 13, Valera tradujo la Palabra hebrea “barac” como bendecir, lo mismo que en la Vulgata. La nota marginal ofrece la opción de “maldecir”, que contextualmente es correcto. Valera en 1602 usa “donzella” en lugar de “virgen” en los siguientes versos: Deuteronomio 32:25 y Joel 1:8. En 1ª de Crónicas 28:12, el TT dice “por el Espíritu”, pero Valera en 1602 sigue un texto distinto y traduce “que tenía en su voluntad”. Este pasaje trata con la edificación del Templo por parte de Salomón, y nos revela como fue lleno de la sabiduría dada por el Espíritu Santo. En el Salmo 138:2, la TT magnifica Su Palabra por sobre todo su nombre; sin embargo, Valera en 1602 lo traduce a modo distinto diciendo que engrandeció su nombre y su palabra. En 1602, Valera traduce 2ª de Pedro 1:21 incorrectamente al decir que los escritores eran inspirados, mientras que el TT enseña que fueron “movidos” siguiendo correctamente la palabra “phero” del griego, y no “theopnuestos”. La mala, o pobre opción de palabras son claros alejamientos del TT ya que confunden, o minimizan la sana doctrina. Tal es el caso con la doctrina del Infierno. Por motivos de espacio, me limitaré a mencionar solamente unos cuantos casos de los más de 50 en donde la Valera 1602 y demás revisiones traducen la Palabra “seól” como hoyo, o sepulcro: Deuteronomio 32:22; 2ª de Samuel 22:6; Job 26:6; Salmos 9:17; 16:10 y 18:5. En Números 11:25, la Valera 1602 dice “cesaron” en lugar de decir que “no cesaron”. Como lo indica el hebreo, y como lo indica en su margen. En Apocalipsis 2:3, la Valera 1602 dice “Y has sufrido, y sufres” en lugar de decir “Y has sufrido, y tienes paciencia” tal y como indica el griego. En Marcos 2:17, los pecadores son llamados a penitencia, en vez de ser llamados al arrepentimiento. En Apocalipsis 1:10, Valera en 1602 traduce la frase “ho kuriakos hemera” como “domingo”, aludiendo al día que Jesucristo resucitó, que según él fue el día domingo, primer día de la semana, según su referencia en 1ª de Corintios 16:2, aunque en el margen especifica que debe decir “día del Señor”. No siendo yo mismo un Adventista del 7º Día, su forma de traducir este pasaje nos presenta con un caso interesante para quienes piensan que Juan estaba describiendo el día profético del Señor. El punto es que debemos traducir del TT tal y como aparece y dejar interpretaciones privadas al lector. Hay más ejemplos de malas opciones en cuanto a traducción, pero con estos bastan para entender cuán extensos son los alejamientos al TT. Como he dicho, algunos son más severos que otros, y por esto fue necesario revisarlos.

III. Conclusión- Citando las palabras del Dr. A. Gordon Kinder, quien escribió la biografía de Casiodoro de Reina: “En resumen, se puede decir que Reina fue un hombre cuya ortodoxia sobre verdades céntricas evangélicas sostenidas por todo Protestante es incuestionable, pero quiso evitar divisionismo a toda costa, sabiendo que le correspondía a la Iglesia el priorizar la evangelización, a cambio de estar malgastando sus energías en minutas doctrinales de menor importancia.” ¡De ser cierto, Reina nos legó un monumental trabajo para terminar! Desafortunadamente, Reina le rindió autoridad ecuánime a todos los manuscritos, textos, y traducciones, sea la LXX, o la Vulgata, o el texto griego recibido de la Políglota Complutense, con la esperanza de que el pueblo Cristiano decidiera por sí mismo cuál es legítimo y cuál no lo es. Dados estos alejamientos textuales, la 1569 y la 1602 deben ser consideradas como ediciones bíblicas críticas de nuestro mundo hispano parlante, tal y como sucedió con las ediciones de Wiclif, Tyndale, Bishop, y la Biblia Genovesa en el mundo anglo parlante. Fueron puntos de partida, pero no debieron permanecer sin una apropiada y profunda revisión. Al tildarlas de “ediciones críticas”, no me refiere que fueron basadas en los textos críticos, que no lo fueron. A lo que me refiero es que tanto la edición de Reina de 1569 como la de Valera de 1602 necesitaron mejorías. En lugar de mejorar su texto para acercarla más al TT, la crítica textual comenzó a atacar nuestra apreciada Reina-Valera cuestionando su base textual que sí era del TT. Ellos lanzaron el primer golpe. Ellos comenzaron esta batalla, no nosotros. Estábamos bien hasta finales del Siglo XIX. La lucha comenzó cuando los cristianos comenzaron a dudar el TT. Hoy nos preguntamos lo mismo que dijo David en 1ª de Samuel 17:29 “Y David respondió: ¿Qué he hecho yo ahora? ¿Acaso no hay una causa?” Sabemos que los Cristianos hispanos necesitamos una autoridad que sigue con exactitud el TT, ya que el TT es el texto subyacente preservado del creyente bíblico. Valera comenzó el trabajo de purificación con la Biblia de Reina, pero dejó significantes lagunas textuales. Revisiones posteriores mejoraron el texto, pero igualmente de forma parcial. Pese a ello, Dios honró la Antigua Reina-Valera ya que misioneros salieron con el glorioso Evangelio, ganando miles de almas preciosas, entrenaron siervos de Dios en sus países respectivos, y levantaron sin número de iglesias sólidas por doquier. No es sorprendente que muchos de estos líderes nacionales anhelaron una Biblia apegada a la fidelidad y exactitud del TT, ya que muchos de ellos aprendieron a hacer exégesis y colación con el hebreo y griego, y compararon su versión Antigua con la KJV y demás traducciones fieles. La versión Reina-Valera de Mora y Pratt del año 1865 fue una gran revisión, pero no fue completamente purificada, como tampoco lo fue la revisión Reina-Valera del año 1909. No necesito mencionar la revisión Reina-Valera de 1960, ya que Ustedes saben lo que pienso de ella. Nunca han habido más alejamientos textuales del TT con revisiones modernas del Siglo XX. ¡Creyentes bíblicos habían estado orando por años por una revisión exacta y pura desde entonces! Todo esto cambió en el año 2004 con la publicación de la RVG. ¡Alabado sea el Señor! Creo que la RVG ha llenado los sueños y las expectaciones de todos nosotros quienes sostenemos la TT al completar el trabajo que nos legó Cipriano de Valera. La RVG ( en especial la RVG 2010) es una revisión a profundidad de la tradicional y antigua Reina-Valera 1909 la cual se adhiere al TT, honrando la metodología de traductores y revisores fieles quienes creen en la divina y providencial preservación de las escrituras, resolviendo todos los problemas de alejamientos ya mencionados, y aún mucho más. Este trabajo hace contraste con las sociedades bíblicas ecuménicas quienes trabajan para unificar un solo texto mundial. Muchas gracias por permitirme presentar este discurso a esta Sociedad, y oren para que pastores y misioneros bíblicos hispano parlantes trabajemos en alcanzar a nuestra gente para Cristo, y que les enseñemos a amar, defender y promover la RVG.


Por Misionero Carlos A. Donate Alvira Guatemala, 2008, revisado 2010