LA FIDELIDAD DE LA BIBLIA REINA VALERA GÓMEZ

 La Revisión de Valera de 1602, La Reina-Valera de 1960, y la Reina Valera Gómez 2010, Comparadas

Por Joe Martínez, Pastor, Victory Baptist Church, Homestead, FL; Misionero a Cuba

 

 Juan 20:13 “Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Ella les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.”

María estaba llorando porque en su opinión, se habían llevado al Señor que ella amaba tanto.  También me lamenté cuando me di cuenta que el Señor fue quitado de mi Biblia en lugares claves.  Estoy hablando de la versión de 1960 de la Biblia Reina Valera, la cual usé por diez años en el ministerio de plantar iglesias hispanas.   El propósito de este artículo es para demostrarle algunos ejemplos de omisiones, cambios y adiciones en dicha revisión, que debilitan fundamentos doctrinales importantes; y para que vean que en la Reina Valera Gómez tenemos una excelente y fidedigna Biblia, fiel a los textos hebreo y griego originales.

Al estudiar este asunto más a fondo, me regocijé cuando me di cuenta que la revisión de la Reina Valera Gómez finalmente era la Biblia en la cual el nombre santo de mi Señor iba a ser regresado a su lugar donde pertenece en la preciosa palabra de Dios.  Después de más estudio, también me di cuenta que el nombre del Señor estaba presente en la revisión original de la Biblia española traducida por Cipriano de Valera en 1602. 

Es un hecho indiscutible que el comité de revisión, dirigido por el secretario Eugenio Nida en 1960, removió en muchos lugares el nombre de nuestro Salvador y otras palabras muy importantes.  Esto fue una mala decisión. La Biblia contiene fuertes advertencias, y graves consecuencias para los que le quisieren quitar o añadir.  La verdad es que muchos de los “cambios” en la Reina Valera Gómez realmente no son lecturas NUEVAS sino lecturas RESTAURADAS; las cuales estaban en la Reina Valera de 1602, pero que, a través de los años y muchos comités liberales, fueron removidas de las versiones de la RV 1909 y la RVR 1960.  (Por consecuencia, la RVG llega a ser más “Reina Valera” que la RVR 1960.)  Veamos 22 ejemplos de esto. Proverbios 30:5 dice, “Toda palabra de Dios es pura: Es escudo a los que en El esperan.” La Biblia nos ensena que cada palabra de Dios es importante.   

versículo Reina Valera 1602 Reina Valera 1960 Reina Valera Gómez
Daniel 3:25 hijo de Dios hijo de los dioses Hijo de Dios
Mateo 5:22 locamente omitido sin razón
Mateo 15:8 me acercan con su boca omitido se acerca a mí con su boca
Marcos 2:17 a penitencia omitido al arrepentimiento
Marcos 9:24 dijo con lagrimas, Señor omitido con lágrimas, dijo: Señor
Marcos 11:10 en el nombre del Señor omitido en el nombre del Señor
Lucas 2:22 la purificación de Maria

la purificación de ellos

(nota: incluye a Jesús)

la purificación de ella
Lucas 2:40 del Espíritu omitido  en espíritu
Lucas 4:41 Cristo omitido Cristo
Lucas 23:42 Señor omitido Señor
Juan 6:65 mi Padre del Padre mi Padre
Juan 8:38 mi Padre el Padre mi Padre
Hechos 3:26 Jesús omitido Jesús
Hechos 7:30 del Señor omitido del Señor
Hechos 9:29 Jesús omitido Jesús
Hechos 15:11 Cristo omitido Cristo
Hechos 20:28 Dios Señor Dios
1 Corintios 2:13 Santo omitido Santo
2 Corintios 4:10 Señor omitido Señor
2 Corintios 5:18 Jesús omitido Jesús
Efesios 3:9 por Jesucristo omitido por Jesucristo
1 Pedro 3:21 figura omitido figura

No menospreciamos ninguna palabra de las Sagradas Escrituras.  ¡Cada palabra en la Biblia fue dada por la inspiración del Espíritu Santo, y es importantísima!  2 Timoteo 3:16,17 “Toda escritura es dada por inspiración de Dios, y es útil para ensenar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”  

2 Pedro 1:21 “Porque la profecía no vino en tiempo pasado por la voluntad del hombre; sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo guiados por el Espíritu Santo.”

Deuteronomio 4:2 "No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno."